martes, 18 de enero de 2011

MI PERRO Y YO


 
Acabo de sacar, perdón, -me acaba de sacar- a dar uno de nuestros paseos diarios, mi perro; cada uno hace el paseo con sus motivaciones, él marcando cada árbol, cada farola que encuentra a su paso, y yo procurando que no sea dónde no debe. Cuando el buen tiempo nos lo permite, hacemos un alto y nos sentamos, en el mismo banco, en la misma ancha acera, y observamos a los viandantes. Cada uno absorto en sus meditaciones de las cuales, en nuestra abstracción, de vez en cuando nos saca una dama, con la misma pregunta:

-¿Le puedo acariciar?, ¿muerde? Y siempre con orgullo les respondo: ¡Nunca he mordido a una dama...! y cuando me preparo para la dulce sensación de la caricia...con estupor compruebo que se agacha y llena de caricias y arrumacos...a mi perro. Él, acostumbrado, no les da mayor importancia y como un cumplido les regala un ladrido agradecido; todas se marchan con la misma cantinela...!es precioso...! ¡es precioso...! Y yo, entristecido por dentro aún les regalo mi mejor sonrisa.

Tenemos muchas cosas que nos diferencian, el siempre me recuerda, aunque no lo diga, sus “ismos”; cuando no es su Rh peculiar –cuando el mío solo es de andar por casa-, el cual esgrime como un hecho diferencial respecto al resto del mundo perruno, me habla de sus particularismos, su secesionismo, sus deseos de separatismo, sobre todo cuando me exige más galletas y no se las doy, Para cabrearle le hablo de su “aldeanismo”, pero el siempre me responde que es un aristócrata perruno, hijo de campeones, natural del lugar de sus ancestros, Escocia, de una raza señera, cual es “West Higland White Terrier”, (es hortera incluso para la raza, el jodío), y yo, su mal llamado dueño, sólo soy un menestral.              
               

Pero cuando le espero es cuando de “chupar de la teta” se trata (metafóricamente hablando), en esos momentos el “menestral”, el de la raza inferior, el “impuro”, maneja el cotarro. En mis manos está la ración de pienso diaria, con sus tropezones de carne o de pollo. El no sabe que para mí no es un problema el que en mis ancestros se puedan encontrar celtas cortos, suevos, várdulos y alanos, no sabe que soy ciudadano del mundo, con un amor entrañable al rincón de mi nacimiento...pero también amo otros pueblos, otras gentes, gentes que te encuentras en este camino que es la vida.

En la diversidad, mi perro y yo nos complementamos, ahora descansa a mis pies, -es muy cansada la vida descansada que lleva-, de vez en cuando me manda una mirada de suficiencia, recordándome su origen, recordándome que ha tenido novias a pares, una bambina muy coqueta, con lazo, una caucásica más chula y tiesa que un ocho, una gabacha pizpireta, y españolas para dar y tomar...pero no le cuento que en algunas cosas, le gano por goleada.

Una buena amiga, cuando nos quiere hacer rabiar le llama “chucho”, pero él, desde su alcurnia perruna no se da por aludido, y su dueño se ríe y le dice: ¡Jódete mamón!... pero como si ve llover. De vez en cuando le recuerdo que es “de alta alcurnia...pero de baja cama”.

Después de todo lo dicho, cada uno a su manera nos queremos.

                      
                                             Saudades





PD.- Hoy día Toby ya no está, estará persiguiendo hembras perrunas por esos cielos de perros, o estará como su amo, o más bien amigo, recordando los buenos momentos que pasamos juntos, los largos caminos de andariegos que recorrimos entre montañas y ríos, entre llanuras y fríos, a su amigo le queda la lección que me dejó, entre otras muchas, como otros perros anteriores y no es otra que dar sin pedir nada a cambio

Licencia Creative Commons

22 comentarios:

  1. Qué triste final...me sobrecoge porque yo tengo un compañero de cuatro patas que ya ronda los 10 años.. :(

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Aysssss pero qué cosa más rica ¿y dices que ya no está en estos mundos? ¡qué pena! ¡si le viera mi hija! con las ganas que tiene de un perro que todo el santo día me está dando la paliza, y yo no le doy ese capricho.

    Los perros son los mejores amigos del hombre, siempre están ahí, no te piden nada a cambio, y son una gran compañía.

    Yo antes tenía un pastor alemán, le envenenaron, un triste final.

    ResponderEliminar
  3. Lía, yo he tenido varios perros y la verdad es que se pasa fatal cuando se van, yo ahora no tengo porque tendría que estar mucho tiempo sólo en casa.

    María, ya no está, con él he recorrido muchos caminos, y muchos paseos por la ciudad, ha sido un fiel compañero, como otros que he tenido.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho y te entiendo. Ya te enviare una foto de mis perritos, quer también están el el cielo. Los animales son fabulosos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Mil besotes mi nuevo amigo, que linda historia, que lindo era, que bello homenaje le has hecho.

    ResponderEliminar
  6. Se me ha quedado una
    sonrisa agridulce en la cara ,
    me has recordado tantísimo
    a mis queridos chuchitos,
    suelo tener dos conmigo
    que me aconpañan a donde vaya,
    yo les quiero pero ellos a mi
    me idolatrano ,
    no hay más grande
    que el de un perro por su dueño

    ResponderEliminar
  7. me encantan los animales, sobre todo los perros
    he tenido varios a todos me han dado felicidad...creo que a alguno le he fallado.actualmente no tengo y echo mucho en falta que alguien se alegre y salte cuando llego a casa....pero eso es otra historia

    ResponderEliminar
  8. SABEIS DE ALGUIEN QUE REGALE UN WESTY POR LA ZONA SUR DE MADRID, QUIERO DARLE UNA SORPRESA A MIS TRES HIJOS. GRACIAS

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado el post. Me ha emocionado, me ha hecho sonreír y me ha puesto triste al final.
    Para mi, mi perra Maggie, es de las mejores cosas que me ha pasado en la vida. Desde hace cinco años es mi fiel amiga, compañera, confidente...mi vida y la de ella están unidas, y pensar que le puede pasar algo....ufffff...no quiero ni pensarlo.
    Un beso fuerte para ti, y para él...desde donde quiera que te esté mirando.

    ResponderEliminar
  10. Qué bonito texto Saudades, aunque un poco melancólico el final. El amor de los animales es único, no hay reproches, yo soy más de los gatos y amo al mío (aunque es bastante feito, el pobre)
    He vuelto al blog, iré poniéndome al día de a poco, te agradezco inmensamente tu recibimiento. (Trataré de quedarme, aunque no escriba mucho)
    Un cariño grandote.
    Vivian

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivian esos animales te dan todo sin pedirte nada a cambio.

      Besos y feliz vuelta

      Eliminar
  11. Hola.
    La forma en que relatas tus momentos con el perro son divertidos, pero no me esperaba que se hubiese ido "al otro barrio". Yo también tengo un perro, de alta alcurnia, como tú dices, que nos lo recuerda cada vez que sale a pasear y come.
    Hablo de él en mi blog: http://yesteesmigranitodearena.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mia si se fue y nos dejó un gran vacío, pero me quedo con los buenos momentos que pasamos juntos, que fueron muchos.

      Besos,

      Eliminar
    2. Qué quieres que te diga. Mi border collie es un toca narices, y un pitiminí de algo standing. Me alegro que te dejara buenos momentos, a pesar de que él se llevase todos los mimos.

      Un saludo.

      Eliminar
    3. Mia la verdad es que dan mucho cariño, siempre tuvimos perro pero ahora no podemos porque tendría que pasar muchas horas solo en casa. Gracias por acercarte a mi rincón.

      Un abrazo,

      Eliminar
    4. De nada.
      Aquí la gente hace lo que puede. Si quieres, puedes pasarte por el mío.
      Encontré este blog gracias a uno de una amiga, el de "Yo y punto", en el que estabas registrado.
      Yo también he tenido un perro desde que nací, pero el que tenemos actualmente es de "mírame pero no me toques".

      Eliminar
  12. PROFUNDAS PALABRAS,TAN BIEN EXPRESADAS QUE ME QUEDE SIN PODER DECIR NADA MAS QUE TE FELICITO,ES TAN LINDO RECORDAR A UN COMPAÑERO POR LO FIEL QUE SON,SABRAS MAS QUE NADIE DESDE DONDE NOS MIRAN!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana gracias por acercarte a este rincón, la verdad es que nunca olvidaré a esos fieles compañeros que he tenido, dan mucho más que las personas y nada piden.

      Besos,

      Eliminar
  13. Me encantan los perros y la simpatía de tu escrito, que lleva a su vez mucha ternura.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Misterio Azul es lo menos que sed merecen esos grandes compañeros de cuatro patas y una lealtad que ya quisiéramos.

      Besos,

      Eliminar
  14. También tengo perro. A veces los impregnamos de cualidades casi humanas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alejandro he leido en tu blog que eres de Vigo, de allí son mis padres y hermanos, yo por circunstancias nací en otro lugar y la verdad es que en mi casa siempre hemos tenido perros y nos dan muchas enseñanzas.

      Saludos,

      Eliminar