lunes, 18 de abril de 2011

!OJO, MUERDE!



Acaban de cambiar el cartel en la puerta de casa, antes ponía “Ojo, el perro muerde en partes sensibles”, ahora no, ahora pone “Ojo, muerde el dueño, incluso a los perros”
Y es que estoy de los prohibicionistas hasta el gorro

¡Pues no va y se le ocurre al médico especialista ponerme un tratamiento y decirme que en 15 días (15 largos días) no puedo fumar, ni beber alcohol ni café!
Bueno, los dos últimos no tienen importancia…  ¡Pero el fumar…!!!
Sueño, mis visiones son de mis cigarrillos, tan estilizados ellos, ni culo tienen los jodios, ellos que penan como incienso por mis muchos pecados, de todos los colores oiga, pero sobre todo… en verde mire usted. Sí, en verde.
Ayer veo a una, pero bien plantada, se me cruza, me mira, le suelto:
“El cielo tiene que estar de rebajas…  para mandarnos estos bombones”
Lo que sigue es lo normal, lo que suele ocurrir habitualmente, se cuelga de mi brazo y la llevo por el caminito a coger flores, simplemente para llenar de pétalos su camino, después nos sentamos en el banco que tengo preparado para las ocasiones, después envuelvo sus manos con las mias y las mando por correo certificado a mi casa (Ya me equivoqué COÑO), después nos besamos como la cosa más normal del mundo.
¡O es que usted nunca ha besado a una mujer… !!!
Ahora que recuerdo, estoy que muerdo, le estoy imaginando a ese cigarrillo en mis manos… / pero mirame con dulzor… / porque tendrás la ventura… / de ser tu mí…
¿Te imaginas esas volutas, esos círculos que se pierden camino del cielo…? pobre de mí, pobre de mí… / se terminó la fiesta de San Fermín… /

NOTA.- Es normal, es el síndrome post-fumador, que no tiene cura pero dejémosle con sus alucinaciones.

Saudades




 Licencia Creative Commons

8 comentarios:

  1. Es normal, Saudades, que muerdas. Quince días... si aguantas eso, no vuelvas -a fumar, claro-.
    Bonitos sueños de fumador con "mono"

    ResponderEliminar
  2. Ay Saudades, te considero amigo, yo llevo años fajada con ese miserable que ha logrado dominarme, hacerme adicta a sentirlo entre mis dedos y si estoy ansiosa ¡ Madre Mía !, ahí aprovecha y me tiende un lazo, pero lo digo, lo voy a dominar, aunque me tire de los pelos.

    Te dejo un abrazo y ánimo con mis deseos de que te recuperes muy pronto.

    Linda semana

    ResponderEliminar
  3. Una divertida manera de ver la abstinencia. Lo prohibido es tentador. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Bueno querido amigo, si lo logras nada habrá de que preocuparse, espero de todo corazón que asi sea.

    Te dejo unf uerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Antes de nada decirte que no me gustan nada las prohibiciones, porque basta que te prohíban algo para que tengas tentaciones.

    Se debe meditar y pensar que lo mejor es dejar el tabaco por el bien de uno mismo:

    - EL TABACO MATA.

    - TE DAÑA LOS PULMONES Y TODO EL ORGANISMO.

    - NADA BUENO TE VA A APORTAR.

    Una vez mentalizado de que todos sus efectos son negativos, ¡díme! ¿no crees que es lo mejor abandonarlo y que después obtendrás beneficios que a la larga te darás cuenta de ellos y te aplaudirás por haberlo dejado?

    Solo tienes que dejar pasar los días, no pensar en el tabaco, ni en esos 15 días, si no, que este suceso te sirva para abandonarlo definitivamente y para siempre.

    Yo era una fumadora empedernida, y me mentalicé de que nada bueno me aportaba, hoy pienso que es lo mejor que he hecho a lo largo de mi vida.

    Mucho ánimo y energía te mando.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Otra cosa, que se me olvidaba... procura, en vez de ver cigarrillos, que pueden quemarte y ahumarte, ver y sentir el oxígeno puro de la naturaleza que te abraza y te deja embalsamado plácidamente de luz y de color, envuelto en flores aterciopeladas que te acarician tus mejillas.

    ResponderEliminar
  7. Han pasado cinco días seguro que ya no muerdes...

    ResponderEliminar
  8. Guau... Guau... Guauuuuuuu...

    María, pero si era de boquilla, este tío no es capaz de morder... pero sí de acariciar.

    ResponderEliminar