martes, 16 de octubre de 2012

LOS 17 REINOS DE TAIFAS




Algunas veces parece difícil distinguir el S. XV del XXI. La hasta entonces sólida ocupación árabe, comenzó a debilitarse por las ambiciones locales de poder frente al Califato. El enemigo, encarnado por Isabel La Católica, no perdonó y acabó en poco tiempo con más 7 siglos de dominación.

Cada taifa se procuró más gasto, más funcionarios y más impuestos, en una analogía histórica que ya entonces ofreció sus enseñanzas.

Cinco siglos más tarde, llegó la transición democrática con un ingenuo modelo de Estado, pero que en la práctica requería unos esfuerzos financieros y de cohesión, que habríamos de pagar más tarde. Se pasó de un objetivo común a 17 objetivos no necesariamente convergentes y de un presupuesto modesto a otro que difícilmente ningún otro país de nuestro entorno hubiera podido sufragar. Fue Giscard d'Estaing, quien primero dijo que nuestro modelo era excelente, pero que Francia no tenía dinero para pagarlo. El tiempo está demostrando que España tampoco puede pagarlo.

Nadie proyectó a futuro los costes de aquel diseño y sobre todo, en una tecnofobia galopante, nadie entendió el factor  racionalizador creciente de la informática e internet. Una vez que ya se dispone de firma digital, da exactamente igual donde se ubique la máquina que realiza la gestión. Hemos rehabilitado palacios para funcionarios y herramientas perfectamente prescindibles y cuya dispersión amenaza seriamente cualquier criterio de eficacia y uniformidad.

El aumento del gasto de las Autonomías en 2008, fue un 14% superior al ejercicio anterior, nada menos que 68.169  millones de euros adicionales (11,34 billones de ptas), para cubrir gastos corrientes del ejercicio. De continuar la tendencia, con estas inversiones no reportan nada, que no generan renta per se en años posteriores, solo la continuación del gasto, los impuestos deberían subir en proporciones inaceptables.

La población en general se pregunta si es necesario mantener 17 modelos educativos de tan mala calidad como denuncia el informe Pisa, 17 sistemas sanitarios, más de 100.000 disposiciones autonómicas, dispares, con lo que se hace muy dificil a cualquier inversor o multinacional extranjera sentar plaza en nuestros lares, 17 sistemas de licencias de caza y pesca (como tener 17 permisos de conducir), 17 parlamentos, 17 representaciones internacionales....En definitiva, 17 modos de imitar en pequeño y sin recursos grandes Estados con ambiciones de gasto versallescas.

En la práctica, las 17 autonomías se han convertido en 17 imparables máquinas electorales, que compran cualquier nicho de población o la voluntad de cualquier medio de comunicación sin importar el coste, algunas autonomías tienen multitud de canales de TV, radios, compran sin vergüenza la voluntad de prensa escrita.

Estamos ante un perfecto saco de patatas, sin control y lo peor, sin una proyección sensata sobre la funcionalidad y eficiencia económica de lo delegado. Hay muchos países en los que fijarse y muchos sistemas y grados de descentralización. No estemos tan seguros de haber elegido el mejor para todos sino el más eficiente para unas taifas ansiosas de poder y boato.

¿No es más sensato abrir internet a cualquier ciudadano para que su relación con la Administración sea más rápida, fácil y fluida?

¿No es más sensato que el Parlamento Nacional o el Senado asuman el protagonismo de Cámara territorial, cohesionando temas como la fiscalidad, el agua, agricultura y ganadería, recursos mineros, inversiones en infraestructuras, cooperación con otros países, etc.?

¿No es más sensato que las Autonomías tengan un límite de endeudamiento eficaz?

¿No es más sensato diseñar grandes políticas nacionales que sean adoptadas por el resto de administraciones?

Si alguien cree que hemos ganado más con la forma de descentralización habida, tendrá que aclarar por qué aún seguimos con tasas de paro superiores al 24% y absentismo laboral del funcionariado por encima del 25%, funcionariado que ya supera los 3 millones de empleados. Ni somos más ricos ni más comprometidos. De lo que sí podemos estar seguros es de haber consolidado un reino de taifas en las que lo electoral está por encima de lo racional y lo pragmático.

Una de dos: o España acaba con el gasto inútil de las autonomías o Europa acabará con España echándonos de la Unión.
Las autonomías partieron de una buena idea, pero los españoles hemos demostrado que no sabemos vivir en un régimen de este tipo. Cada una piensa en sus propios intereses e intenta recaudar lo máximo para ella. Pero no por revertirlo en beneficio de sus ciudadanos, sino por perpetuarse en el poder y, de esta forma, en la línea de financiación personal perpetua. Hemos creado una clase política profesional que nos resulta carísima e inutilísima.

Siendo un país que crea más parados que el resto de la Unión Europea junta y uno de los países más endeudados del mundo, debemos plantearnos seriamente para qué necesitamos autonomías, diputaciones, etc. Hay que reorganizar el Estado e ir a un modelo similar al francés, centralizado y organizado en regiones administrativas definidas por criterios de eficacia y no por supuestas razones históricas, que a los contribuyentes, nada nos aportan y mucho nos cuestan.

Nadie en su sano juicio puede pensar que Francia es menos demócrata que España porque es un régimen centralista. Tampoco nadie puede argumentar seriamente que las autonomías nos han dado más beneficios que desventajas...simplemente, porque no hemos probado otra cosa en democracia y, por tanto, no lo sabemos. Pero parece evidente que el otro sistema habría resultado mucho más barato y eficaz.

Los españoles pagamos 86.000 concejales, casi 9.000 alcaldes, 17 Presidentes de Autonomías, más de 300 "ministros" autonómicos, casi 1.600 parlamentarios autonómicos, 350 diputados en Cortes, 300 Senadores, 200 parlamentarios en Estrasburgo, 200 Directores Generales, más 2.000 asesores, más de 300.000 liberados sindicales, más de 3.600.000 funcionarios estatales y autonómicos, etc..., etc..., etc... Casi hay un funcionario  por cada 3 trabajadores.

En USA hay un funcionario cada 145 habitantes y muchísimos menos coches oficiales, aquí se calcula que son unos 5.000 muchos de ellos para que aposenten su trasero verdaderos indigentes intelectuales.

Nadie lo dice, no es políticamente correcto, pero esta es la autentica ruina de España, las Autonomías y los nacionalismos separatistas a los que les hemos dado alas, y lo peor de todo es que esto no hay quien lo frene.

Spain is different.

 

13 comentarios:

  1. Mira Sau,como idea era buena pero no practicable ya que el dinero en las manos quema¿No lo sabías?
    He de decirte tras varios años de estudio concienzudo que el dinero si no es de uno ,más bién de otros,ejerce en la persona que lo tiene un deseo incontenible de gastarlo en beneficio propio,por supuesto.
    He ahí el problema Sau,ese es el único problema,el dinero envilece.
    Besos generosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Morgana hay dos dioses que envilecen al ser humano, el dinero y el fanatismo, ya sea religioso o político.

      Un beso desde mi nube

      Eliminar
  2. Lo sé,Sau lo sé... y algunos que se pierden en el camino.
    Besos de luz.

    ResponderEliminar
  3. De los ingredientes de esta receta política-Yo comenzaría a eliminar los asesores para que (...)sirven si no tienen ninguna responsabilidad.

    Creo que es peor el fanatismo porque no deja ver más allá.Y es lo que de verdad envenena.No cabe duda que la propaganda en manos de estos manipuladores puede estallar en las manos.Se dicen mentiras por verdades solamente para agitar las masas.

    Por estos lares Cubillo(con la independencia de Canarias) se le metió un amor patrio de esta guisa y lo que consiguió fué que lo dejaron más solo que la una-El pueblo grita: tenemos que hacer esto lo otro y más allá.Pero a la hora de la verdad nadie se moja ni un tantito.

    De tu reflexión: no quito nada estoy totalmente de acuerdo.España va cómo los cangrejos no aprendemos o mejor dicho nos resbala todo.

    Un abrazo Saudade.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bertha en situaciones normales tendríamos que pagar entre todos un solo gobierno con sus funcionarios en su mayoría muy necesarios, pero eso lo hemos multiplicado por 17, y dices muy bien de eliminar asesores, recuerdo un presidente de ese gobiernito de "España", lo pongo así porque produce urticaria, solo hace falta ver que la selección "española" ahora es la "roja", a lo que iba, ese presidente tenía en palacio 650 asesores, una gran mayoría sin apenas estudios o simplemente el bachiller, eso lo multiplicamos por tropecientos, sin hablar de "liberados" de trabajar, de planchalevitas, trepas, correveidiles, felpudos de prebostes y otros elementos que al no servir para otra cosa son nuestras sanguijuelas, repitiendo la necesidad de muchos funcionarios como los dedicados a la enseñanza, la sanidad, la seguridad y la administración.

      Demasiadas bocas a alimentar los cada vez menos currantes, demasiadas.

      Abrazos,

      Eliminar
  4. Para pagar por duplicado. Para éso sirven la antonosuyas.
    Y siempre es el "Maolillo" al que le toca pagar.
    Yo no me siento más andaluza porque mi región ahora se llame autonomía ni por pagar las mariscadas y jubilaciones varias de estos sinvergüenzas que tenemos sacándonos hasta el higadillo.
    En fin... Santiago y cierra España.
    Pues éso.

    Besos autonomíos, ea. ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hulna demasiados EREs fraudulentos tenemos que pagar, demasiado funcionario con el carnet del partido en la boca, demasiada alta esta torre de Babel que nos hemos fabricado y que está a punto de caernos a todos encima, lo de todos me refiero al pueblo que ellos tienen el bolsillo y la barriga llena.

      Besos desde mi nube autonómica.

      Eliminar
  5. Pues yo estoy más que harta de esa puñetera frasecita,oyesss
    Is different...
    Sí,porque en ningún sitio hay tanto desmiembre, tanta desraízación,tanto anhelo independiente y,por supuesto...
    Tanta corrupción,que como es lógico,se multiplica por el número de autonomías con sus correspondientes atajos de insurrectos...
    Perdóname,pero es que estoy,como he dicho,más que harta ya de tanta irracionalidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marinel aunque nos pese esta tierra que aún se llama España es diferente, aquí son legales esos partidos separatistas que quieren destrozarla, aquí se permite que esos partidos inculquen odio a España a las nuevas generaciones, enseñen una histeria que nada tiene que ver con su historia y campen a sus anchas como matones de barrio que es lo que son esos ESTAFADORES a su pueblo.

      Estoy hasta ese sitio de escuchar dia sí y día también a esos farsantes, hoy se comparan con Escocia cuando la región catalana no tiene nada que ver con ella que fue reino independiente durante 8 siglos y esta región española nunca ha sido reino, ni principado ni nada que se le parezca, ha sido siempre tierra tan española como cualquier otra pero con una diferencia, allí como en la region vasca nacieron unos iluminados mesiánicos como ese esperpento de Sabino Arana y ese embaucador de Prat de la Riba.

      Besos,

      Eliminar
  6. Desde acompáñame, llevamos unos meses queriendo reunir a los mejores blogs que seguimos. Si aun no te has apuntado al reto de Halloween que lanza Acompáñame, no olvides que te esperamos allí, tenemos ganas de ser muchos.

    Un besazo.

    http://podemos-juntos.blogspot.com.es/2012/10/reto-de-halloween.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Tamara, no aspiro a ser un gran blog, me gustan las cosas pequeñas y aquí me quedo con mis soledades.

      Besos,

      Eliminar
  7. Hola, Saudades

    Vaya con el cambio de tercio. Este tema no es divertido y si preocupante. No creo que el tema sólo sea ideológico sino bien económico. Es un tema complejo y la historia tiende a repetirse si no aprendemos de ella.

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es un tema complejo Maria Eugenia pero aquí se ha multiplicado el gasto como los panes y los peces y el dinero que entra es el mismo.

      Besos,

      Eliminar