viernes, 19 de abril de 2013

EL CAZADOR



Cuentan los cuentistas que hace muchas horas, o días,  o meses, vivía en un lugar de la montaña, alejado del mundanal ruido un cazador de todo lo que vuela a la cazuela, pasaba un hambre el pobre, no cazaba ni a su sombra a la que no dejaba de perseguir, en el fondo al pobre hombre, en su caso igual a hombre pobre le daba pena matar a esos animalillos que vuelan, entonces su cazuela estaba más seca que sus tripas que ya ni sonaban de aburrimiento.



Andaba como alma en pena, (aunque dudamos de si el alma seguiría con él) saltando riscos y subiendo empinadas cuestas cual cabra que tira al monte cuando de repente vio entre la arboleda algo increíble, sus ojos no daban crédito, como podía brotar esa rara especie, salió corriendo de allí con el rabo entre las piernas, lógico, se paró, dio media vuelta y despacio, muy despacio se acercó otra vez, allí seguía sin inmutarse la rara especie, con más miedo que vergüenza se acerco, no se movía, la tocó,

¡RELECHES!!!

Estaba caliente, la acarició, se retorcía, rara especie, rara, mientras, y sin darse cuenta, al cazador le despertó algo dormido, el miraba a los bajos fondos y no daba crédito, el pantalón a reventar.

Cuentan los cuentistas que Aniceto El Cazador, era nuevo, a estrenar,  como bien sabía todo el mundo,  y la Bella Eustaquia, la que con nadie se casa se disfrazó de enredadera para cazarlo, y lo cazó, y cuentan los cuentistas, esos cuenta cuentos chismosos que todo lo saben que la Bella Eustaquia hizo del Aniceto un hombre, el cazador cazado por una avispada mujer.

Tolón, tolón...

Saudades - 2013


42 comentarios:

  1. Hola Ricardo!!!

    Pobre Aniceto...sin nada que llevarse a la boca y de pronto se encuentra con la bella Eustaquia, qué suerte tuvo que le quiso dar a conocer otros tipos de manjares muy suculentos!!!
    "Pa" chuparse los dedos, jajaja!!

    Un besico guapo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aniceto ahora es feliz, la de cosas nuevas que está descubriendo, nunca es tarde si la dicha es buena.

      Muchos besos a nuestra Estrella.

      Eliminar
  2. El cazador cazado, como el libro de Esther Vilar, El varón domado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marcos ahora el cazador sabe lo que es bueno.

      Saludos,

      Eliminar
  3. Anda Aniceto¡ no es listo ni nada
    Por cierto, la bella Eustaquia, no se ve en la foto( por lo menos en mi ordenador)
    Bess, cazador¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mar el pobre Aniceto ahora ha encontrado la esencia de la vida y ya no piensa soltarla el jodío.

      Algunas fotos dan problemas pero en mi ordenador si se ve, ella está desnuda en medio de la arboleda pero tapadas sus partes más "sensibles" por enredaderas.

      Vida achuchá llevo, !RELECHES!!!

      Besos a un cielo

      Eliminar
  4. Me alegro por Aniceto, que el corazón hambriento es difícil de soportar :-)

    Besos!!! Y feliz día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Liah ya podemos decir que Aniceto es un hombre, antes solo era un cazador de utopías.

      Muchos besos

      Eliminar
  5. jajaja¡ no des detalles¡
    jjjaaa
    bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo detallista que soy yo, !RELECHES!!!

      Besos,

      Eliminar
  6. Jajajaaj. Me ha encantado las aventuras y desventuras de Aniceto.

    Tienes una manera de contar las cosas que atrapa.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No ves Beatriz, Aniceto está como un niño el día de Reyes, con el hambre que ha pasado.

      Un abrazo,

      Eliminar
  7. Eustaquia y Aniceto,sólo con leer los nombre ya me parto de la risa ^_^
    Avispada la chica ya lo creo,amor a primera vista!! jeje,claro pobre aniceto estando con ella en el paraíso como para acordarse del hambre ; )

    Besos avispados,cazador : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que apuntar en la agenda ir de caza con Aniceto al Paraiso, a ver si pillamos pieza ahora que ya lo ha catado el jodío.

      Besos escopetaos

      Eliminar
  8. Hay que enseñar al que no sabe y ella lo hizo.

    Buena obra de caridad

    Te faltó: Fueron felices y comieron perdices ( como buenos cazadores que eran los dos)
    Y digo buenos porque a veces no todo es lo que parece, me da que Aniceto queria ser cazado

    jajaja


    Besos enredados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CoTé si Aniceto no sabía que era eso, pero ahora me dicen los cuentistas que se ha convertido en un adicto al sexo el muy bribón... malo es probarlo.

      Besos desde mi nube

      Eliminar
  9. Claro, el viejo truco de la mujer disfrazada de enredadera... ¡Vaya con Eustaquia! (me la imagino envuelta en hojas y me troncho) Y como era de esperar... Cazador cazado :)
    GENIAL, Sau. Y el tonillo satírico... lo mejor. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mere la señá Eustaquia me ha echado a perder al pobre Aniceto, el que vivía en un mundo sin alicientes ahora se nos ha convertido en un obseso, pena me da el tío.

      Besos,

      Eliminar
  10. Suele pasar, todos los cazadores terminan cazados.¡¡ Y por quien menos esperan!!! Seguro que con el "atracón" olvidó el hambre.
    Felicidades, hace falta de esto para relajarnos un poco. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que pienso, tengo que salir de caza a ver si pillo, pero me falta algún "detalle" por resolver.

      Pero que vida más achuchá la mía, !RELECHES!!!

      Dos besos,

      Eliminar
  11. No hay cazador con pena, así que mejor que le cazasen... aunque solo fuese por pena... o por estar sin estrenar ¿quién sabe?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Eustaquia hizo una muesca en su revólver, el ya no está de estreno.

      Saludos,

      Eliminar
  12. Indudablemente que era una mujer con cerebro, pobre hombre ni un pelito al aire se pudo dar!
    Precioso relato Ricardo, te dejo un abrazo.


    ╔═════════════ ஜ۩۞۩ஜ ════════════╗
    .•★•.♥ •. Te deseo un hermoso fin de Semana•★•.♥ •.
    ╚═════════════ ஜ۩۞۩ஜ ════════════╝

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina Aniceto empezó a saborear los placeres de la vida.

      Un montón de abrazos

      Eliminar
  13. Menua jacaaaaa!!!! Sí, sí, avispada, pero el aguijón lo lleva el Aniceto...

    Besos con miel!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ion-laos y ahora Aniceto le saca utilidad al tolón tolón, menudo experto se va a hacer el jodío.

      Besovamuuachuchao

      Eliminar
  14. Hola Ricardo, te puedo llamar así?, me gusta mas:), bueno has echo que me ria un montón con tu cuento y la verdad que hace mucha falta estas cosas en días como estos que tenemos:)
    Anda que Eustaquia era tonta eh?, mira que bien se lo monto haciéndose la tonta para cazar al cazador jeje, y el pobre de Aniceto creo que descubrió muchas cosas a la vez y alimentándose de otra manera mas placentera jeje, anda que los nombres que les has puesto jajaja, sabes? una bisabuela mía se llamaba así, mira que si era ella jajaja, señor que risa, gracias por estas sonrisas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piruja claro que me puedes llamar por mi nombre faltaría más, verás poco a poco que en este blog me gusta dejar cosas positivas para huir de la realidad de la vida que ns está dando muchos palos, pero aún nos queda estos pequeños rincones para soñar.

      Un abrazo muy grande

      Eliminar
  15. Seguro que ese día comió algo jajajaja. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no se empachó no, le cogió gusto a la cosa.

      Besos,

      Eliminar
  16. Ignoraba qué pieza sería la que lo hizo cazador cazado¿? Resulta que era una enredadera con aguijón!
    Sí que es una especie rara,sí.
    No es de extrañar que Aniceto estuviese exultante.
    :)
    Es caza mayor,hombre!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para una vez que caza el pobre Aniceto se lleva el mejor trofeo, aunque más bien le cazaron a él.

      Besos,

      Eliminar
  17. El cazador cazado..., me gusta. Aniceto y la Bella Eustaquia ¿eh?, si, me parece un cuento de lo más acertado, el personaje que más me ha gustado es la Bella Eustaquia, una enredadera que lo atrapa...si, está genial.
    Muy bonito.
    Un abrazo:))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Bella Eustaquia por fin le hizo un hombre cosa de lo que estaba necesitado y ella feliz por hacer una buena obra.

      Gracias Luna por acercarte aquí

      Abrazos,

      Eliminar
  18. Hola, Sau.

    Hay poesía en tus palabras, sobre todo cuando dices: "él miraba a los bajos fondos y no daba crédito, el pantalón a reventar..." Es poesía, es música, es elefantiasis (incluso)...
    Jajajajaja, me rio yo sóla aquí delante de la pantalla del ordenador.
    Eres un auténtico crack y adorable.

    Un beso, tesoro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Towanda no sabes la alegría que da encontrar tus palabras porque siempre eres un soplo de aire fresco como lo es la Bella Eustaquía que enseñó al pobre Aniceto los placeres de la vida, esos que él desconocía.

      Un abrazo a dos ángeles.

      Eliminar
  19. Vaya suerte del tal Aniceto!.. al pobre hombre hasta se olvido del hambre..mmm..creo que sus urgencias ya eran otras :)

    Buen domingo
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diazul menudo descubrimiento hizo Aniceto, el que no lo había catado...

      Besos,

      Eliminar
  20. Ahora empiezo a entender la afición por la caza, jajaja...!

    Me has hecho empezar el lunes con buen humor.

    Feliz semana. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me vas a decir, toda la vida cazando y no cazo ná de ná.

      Besos,

      Eliminar
  21. Buena parodia del mito de Dafne y Apolo, solo que la dama, en esta ocasión, lo que intenta es atrapar al mozo y no al revés.

    He de reconocer que me gusta más tu versión, sin flechas de oro ni de hierro, ni ningún Eros con sus maldiciones. Basta con el impulso y la fuerza del amor y el deseo ¿para qué tanta flecha ni tanta maldición, si ya el amor es ambas cosas?.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es Narci de la forma más sencilla se producen grandes acontecimientos, como que Aniceto aprendiera cosas para él ocultas.

      Besos,

      Eliminar