domingo, 24 de abril de 2011

A LA LUNA



Cuántos recuerdos, cuántas noches sintiendo el magnetismo de tu mirada, cuantos silencios a la orilla del mar que te mira, cuantas olas que dejan espuma en la arena y se apagan.

Es tu noche amiga de las estrellas, compañera de rasgueos de guitarra alrededor de un fuego en la arena, la que mira con cariño a las parejas que en la noche se aman, la que guiña un ojo a los niños cuando te despiden allá desde la ventana.
...

Compañera de paseos en la madrugada...



Saudades


Licencia Creative Commons

9 comentarios:

  1. Noooo hoy no toca hablar de curvas jajaja hoy toca hablar de la noche, del magnetismo de la luna, del reflejo tan bello que producen los destellos de su luz en el mar, quién además, es testigo del amor de esa pareja enamorada que se besa, se abraza y acaricia, a escondidas en la noche mágica, pero que, de reojo, mira de vez en cuando esa luna que asoma tras el cielo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Esa maravillosa compañera de viaje, de noches de amor y de desvelos amorosos, amiga de los poetas, inspiradora de sueños, constante y hermosa, hechicera y traviesa, confidente y confiada, señora de las mareas, princesa entre las extrellas y reina de tu noche.
    Abrazos. Madelén

    ResponderEliminar
  3. La Luna es inspiración de muchos, me incluyo entre sus fieles admiradoras. Muy cierto es que siempre nos trae un recuerdo, siendo que ella solo nos observa en silencio, siempre atenta, participante pasiva. Testigo de amores secretos, iluminando sus noches... ¿Qué seriamos sin ella? =)

    ResponderEliminar
  4. Reflejo de luna,
    viajando en las olas
    romances antiguos
    placeres de ahora
    poetas que escriben
    bajo sus destellos
    trovadores cantan
    ante su misterio...

    Bella entrada, sin curvaturas, esférica, de luz.

    Un abrazote (suave por las cervicales)

    Felíz semana

    ResponderEliminar
  5. Compañera de paseos en la madrugada...

    Más que compañera, yo diría amiga, confidente o si me apuras...vidente y cómplice de nuestros pensamientos.
    Es verdad que imanta su belleza, me gusta cuando nos mira y sin devolverle la mirada, sentimos que nos contagia de su fuerza y embrujo.

    Saludos de ésta andariega andaluza, que también se alegró de encontrar tu rincón.

    ResponderEliminar
  6. Me dice la Luna, mi compañera, que agradezca a esas cómplices que se han asomado a esta ventana su compañía, mirarla siempre que ella también os mira.

    Gracias,

    ResponderEliminar
  7. Me haces recordar uno de mis favoritos.....

    La luna se puede tomar a cucharadas
    o como una cápsula cada dos horas.
    Es buena como hipnótico y sedante
    y también alivia
    a los que se han intoxicado de filosofía.
    Un pedazo de luna en el bolsillo
    es mejor amuleto que la pata de conejo:
    sirve para encontrar a quien se ama,
    para ser rico sin que lo sepa nadie
    y para alejar a los médicos y las clínicas.
    Se puede dar de postre a los niños
    cuando no se han dormido,
    y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos
    ayudan a bien morir.
    Pon una hoja tierna de la luna
    debajo de tu almohada
    y mirarás lo que quieras ver.
    Lleva siempre un frasquito del aire de la luna
    para cuando te ahogues,
    y dale la llave de la luna
    a los presos y a los desencantados.
    Para los condenados a muerte
    y para los condenados a vida
    no hay mejor estimulante que la luna
    en dosis precisas y controladas.

    Saludos enormes, me ha encantado :)

    ResponderEliminar
  8. Taun We, me ha encantado, en realidad tu comentario tenía que ser el artículo y mi artículo el comentario.

    Muchas gracias,

    ResponderEliminar