domingo, 5 de mayo de 2013

EL TREN DE LAS NUBES



Igor Zenin

Me he despertado eufórico, hoy el tren de las nubes tiene parada en la mía, no sé que me deparará, si bajará alguien o seguirá camino por esos mundos de los cielos pero siempre es una fiesta el recibirle, el saber por el maquinista las últimas noticias de otras nubes lejanas, de todos esos mundos de los sueños, en él viajan los niños y los ancianos, esos que hacen de los sueños una forma de vida, una forma de huir de la realidad.

Y el cielo está más azul que nunca y allá en la tierra diviso el verdor de los prados y aquellas montañas a las que a veces envuelvo como con una sábana que las protege y arropa.

Ya escucho los frenos, mientras espero en la estación, veo que baja un niño con una pequeña maleta, su cara me suena como si fuera un retrato casi olvidado y le pregunto a quien busca y me dice que al señor de esta nube llamado Saudades,  me quedo perplejo mirándole a los ojos, podía esperar cualquier cosa menos esta visita, menos este niño que tanto me recuerda al que fui.

Ya más tranquilos me dijo que su madre le mandó a conocerme, a conocer a ese soñador que es su padre, ese ser que huyó de la tierra y de la maldad y se instaló en una nube viajera, le atraje a mis brazos y sentí sus latidos junto a los míos, no sabía de su existencia pero en ese momento sentí que formaba parte de mi.

Y allí fuimos felices, le enseñé al pequeño Sau a conocer a las estrellas, a mirar a la Luna como amiga y compañera y emprendimos largos viajes, desde la atalaya que es la nube vio la inmensidad de la tierra, sobrevolamos altas montañas y cruzamos verdes valles, viajamos por encima de océanos y de mares, conoció los desiertos, viajamos al reino de los elfos y a otros reinos desconocidos para él, y fue el orgullo de este soñador que preparó una gran fiesta para que le conocieran todas las nubes de la Tierra, y todas, incluidos los soñadores que las habitaban le agasajaron con los mejores presentes, ese día en la Tierra no llovió, no nevó en ningún lugar, todos estábamos admirando a ese pequeñuelo que sin esperarlo un día nos visitó.

Y este soñador en su nube jamás fue tan feliz como aquellos días, quizás meses que compartió con aquél ángel venido de la Tierra.


Saudades - 2013 


52 comentarios:

  1. Nunca deberíamos olvidar a ese pequeñ@ que llevamos dentro,procurarle vehículo para que nos visitase de vez en cuando y juntos dejarnos ir por los paisajes reales desde esa ubicación maravillosa que está en las alturas.
    En cierto modo,nuestros hijos son prolongación de esa infancia que vivimos y que,como nosotros mismos...tiende a desaparecer.
    También a ellos hay que disfrutarlos,¿verdad?
    Muy bonito.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Marinel, los hijos son prolongaciones nuestras y tenemos que enseñarlos con los pies bien asentados en el suelo pero también a soñar.

      Besos,

      Eliminar
  2. Que ese ángel, que sin duda viaja instalado en tu corazón desde entonces siga viajando contigo en este tren de sueños y sonrisas tuyo, que un día y otro transita por entre las nubes recogiendo y llevando pasajeros por estos mundos de letras, haciendo que todo esté lejoscerca de los sueños que cada uno sueña gracias a ti, SAU.


    Un beso gooordo y esponjoso como esa nube viajera en la que vas y desde nos ves.



    Muaaaaaaakksss!! muuy feliz día mi querido maquinista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria el día que se nos acaben los sueños dejaremos de ser nosotros para ser un espectro, un alma sin vida, yo seguiré en mi nube o a lomos de Stradivarius recorriendo el mundo de los sentimientos para tratar de sacar lo mejor de nosotros mismos.

      Un ramillete de besos y mucho sol, de lo que estas necesitada.

      Eliminar
  3. Ay cuanta ternura hay en esa nube tuya con tu niño, entre su amor y el tuyo llenáis todas las nubes del cielo de cariño. Me encantó Sau… eres un cielo, no me extraña que vivas cerca de el.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Campoazul vivo donde tu vives, apegado a la tierra pero sé escaparme a un mundo alejado de la maldad y la tristeza.

      Muchos besos,

      Eliminar
  4. Me ha emocionado
    bss y buen día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mar me emociona tu emoción.

      Besos desde mi nube

      Eliminar
  5. Cuidar de nuestro niño interior, amarle, es fundamental para nuestro equilibrio y felicidad. No tenemos que olvidarnos nunca de nosotros mismos, pues entonces no estaremos en condiciones de dar lo mejor a los demás.

    Para mí gusto, los hijos son seres independientes de nosotros, con sus ideas y vida propia, y han de cumplir sus expectativas, no las nuestras.

    Besos de niña con coletas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda que si pillo a la niña con coletas en el tren me la llevo en mi nube a conocer el mundo desde arriba, vamos, vamos.

      Y claro que son seres independientes los hijos y por mucho que intentamos transmitirles son ellos a través de su vida los que se forman.

      Besos desde mi nube

      Eliminar
  6. Que dulce y tierna historia tocó hoy Sau,tanto amor para ese ángel de otro ángel,en esa nube está el paraíso ; )

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy tocaba hablar de mi nube y sus habitantes aunque lo de ángeles lo dejamos en un loco y un ángel, y si que está cerca del paraíso.

      Abrazos muchos

      Eliminar
  7. En ese tren que vislumbras entre las nubes, seguro hallaras a ese Ser amoroso y muy amado por ti que siempre estará presente en tu corazón.
    Te acuerdas cuando te llame : dulce Ricardo. Pues lo eres!
    Eres un Ser muy tierno que sabe amar y contener a sus seres queridos y amigos.
    Gracias Ricardo por tu invaluable AMISTAD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Emy ahora que has vuelto a la ilusión despues de pasar malos momentos, desde la distancia, sólo física, me alegro mucho de tu vuelta y tus ganas de vivir.

      Un abrazo muy grande

      Eliminar
  8. Yo por eso duermo para soñar y también sueño despierta.

    Y que tampoco deberíamos perder el gusto de buscar formas en las nubes.

    Me ha encantado lo que escribiste.

    Abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cartoncita que nunca se nos acaben los sueños porque será acabar con nuestras ilusiones.

      Un abrazo,

      Eliminar
  9. Bonito y tierno cuento lleno de sueños. Me ha recordado a mi infancia. Es bonito tener sueños e ilusiones cuando la realidad golpea a diario con su adversidad para poder refugiarnos en ellos.

    Un abrazo grande,
    Eva.

    P.d. Felices y maravillosos sueños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Eva que no nos falten los sueños porque la vida real se encarga de darnos muchos palos.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Es precioso, Saudades, es todo un cuento infantil para adultos. Si, ya sé, yo siempre pensando en los niños. Jaja!
    Me encantó tu post de hoy.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Montse pienso que es cuento para niños, incluso los niños grandes que somos nosotros, y que nunca perdamos esa parte de nosotros mismos.

      Besos,

      Eliminar
  11. El mundo de las nubes siempre tan misteroso. Porque lo que se esconde en él no puede ser más claro y a la vez tormentoso.

    Me ha encantado este paseo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beatriz el mundo de las nubes está muy cerca del mundo de los sueños y espero que no los perdamos nunca.

      Un abrazo,

      Eliminar
  12. Sería genial poder viajar siempre en ese tren sin que nos obligasen a apearnos en cualquier estación perdida y oscura, pero nunca hay que perder la esperanza de poder subirnos de nuevo y voler a encontrar una vía entre las nubes y los sueños.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Narci ese tren puede estar en el corazón de cada uno de nosotros, podemos viajar por mundos que no están al alcance de cualquiera.

      Muchos besos a esa gran reportera fotográfica

      Eliminar
  13. Me ha gustado tanto, que no sé que decirte.

    Hay tanta ternura entre tus letras, tanto cariño en ese viaje a través de las nubes, que sobran las palabras.

    Te dejo una sonrisa, y como no un abrazo enorme

    A veces, no puedo evitar emocionarme al leeros, hoy me pasó al subirme a tu tren

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CoTé el tren y mi nube están siempre a tu disposición, allí nos contaremos cuentos, veremos paisajes nunca soñados y aprenderás que la vida tiene muchas facetas, una de ellas es nuestra dura vida en la tierra, otra es aprender a soñar y a volar.

      Un abrazo,

      Eliminar
  14. Mi querido Ricardo!!!!
    Me ha gustado tanto esta llegada del tren a tu nube, que me dan ganas de subirme a él, me dejas??? eres un fantástico contador de ilusiones, de sueños...y eres un niño maravilloso, anfitrión perfecto enseñando cuánto conoces, los lugares preciosos que existen,eso es lo que se hace con los hijos, enseñarles cuánto conocemos.
    Excelente historia del niño que hay en ti, del niño que fuiste y sigues siendo.
    Gracias por tu sabiduría, por tu ilusión y por hacernos sonreír.

    Un fuerte abrazo con cariño!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estrella el tren de las nubes te está esperando para juntos recorrer un mundo de ilusiones, un mundo de sonrisas y de manos tendidas, un mundo donde brillan Estrellas como tú.

      Abrazos desde mi nube

      Eliminar
  15. Aaah, me encantó y dejaría de ser tarahumara si no digo que amo el tren, las vías inmoviles que nos conectán con lo que fuimos...

    Un besazooooo grande, grande, GRANDEEEEE....

    Taun.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Taun, el tren nos une recorriendo largas distancias.

      Otro besazo a mi tarahumara preferida.

      Eliminar
  16. Hola, Sau.

    ¡Cómo te entiendo! Bueno, ya sabes que yo vivo con uno (una, en mi caso).

    Eres un cielo, de verdad te lo digo.

    Un beso enorme.


    PD: La foto que has escogido es maravillosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Towanda ya sé que en tu nube conviven dos ángeles, el día menos pensado me acerco a ella con dos ramos de flores y con unos cuentos recién inventados para pasar la tarde.

      Supongo que me invitarás a un chocolate con churros.

      Dos besos a las dos,

      Eliminar
  17. Por supuesto. Invitadísimo estás...

    ResponderEliminar
  18. ahh!...me ha gustado ese tren de las nubes, sus colores resaltan entra la blancura de tanta nube..pero mucho más me ha gustado el pequeño pasajero que llegó a visitarte y a llenarte de felicidad..

    Muy tierna historia.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diazul ese pequeño pasajero es el niño que todos llevamos dentro, espero que nunca se haga mayor.

      Muchos besos,

      Eliminar
  19. Hola Ricardo, precioso el relato que nos dejas, me ha encantado, sigue con ese pequeñajo y no le dejes ir ya que como ves con el eres muy feliz, nunca debemos dejar marchar a ese niño que todos llevamos dentro, con el podemos revivir como tu sueños y muchas cosas que si no fuese así seria todo muy triste, los mayores somos mu aburridos jeje, por eso debemos dejar libre a ese niño y aunque hagas alguna que otra tontería da igual pero somos felices.
    Yo no tengo hijos pero da igual tengo sobrinos jeje, y siempre se procura en la medida de lo posible enseñarles lo mejor, gracias amigo por tan bonito relato y no dejes nunca de ser así como eres, la imagen me ha encantado:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piruja a ese niño que llevamos dentro tenemos que dejarle hacer sus pequeñas trastadas como hace el loco Sau de vez en cuando pero que nunca pierda la ilusión y la sonrisa que ya está el mundo que nos circunda para amargarnos.

      Muchos besos,

      Eliminar
  20. Me encantó conocer al pequeño Sau. Y vuestro reencuentro, mucho más aún. Juntos, de nuevo, en el mejor de los momentos... Con él y su energía ¡el mundo es vuestro!
    Adelante, amigo, quedan muchas nubes que sobrevolar :) Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mere el pequeño Sau y el loco Saudades se lo pasan bomba, y no se ríen, son carcajadas las que suelta el pequeño escuchando las historias y gilipolleces varias que suelta ese ser al que la seriedad abandonó hace tiempo.

      Muchos besos,

      Eliminar
  21. Querido amigo Ricardo, buenas tardes. Te puedo asegurar que he viajado en ese maravilloso tren de las nubes, mientras leía tus letras me he sentido la pequeña Lolita que un día fui, gracias amigo por compartir tus escritos, benditas son tus locuras, yo quiero contagiarme con ellas, gracias. voy lenta para visitar a todos los amigos, ahora estoy en Málaga y no puedo conectar cuantas veces quisiera. Te dejo un fuerte abrazo, con cariño.
    Lola Barea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola no dejes de ser nunca aquella Lolita que fuiste, te cuento que malagueño era mi abuelo materno, Barea también, apellido y su gracia que llevo en las venas.

      Un cálido abrazo,

      Eliminar
  22. Mi querido Sau, que cuento más lindo, si te dijera que de todas las historias que nos cuentas a través de tus letras, este del tren me ha gustado mucho, y me creerás si te digo que hasta me he emocionado. Realmente bello amigo mío. Con tu permiso he subido a él mientras caminaba despacio por tus letras, ha sido todo un deleite para los sentidos.

    Ah!! No te preocupes que soy una soñadora nata, así que sigo soñando....

    Muchos cariños para ti siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosana el tren te espera para otro viaje, para otro mundo de sueños.

      Un cálido abrazo,

      Eliminar
  23. No hay dudas que existe en tu vida un mundo paralelo a la tierra, "las nubes" en ellas viajan tus sueños, tus esperanzas y tus mejores ilusiones...
    Abrazos miles, bonita noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina espero no perder nunca ese mundo paralelo para de vez en cuando soñar con un mundo mejor.

      Un cálido abrazo,

      Eliminar
  24. Un mundo especial el tuyo, Sau, que nos compartís. También tengo mi propia nube y, a veces, cuando me cruzo con otros que vienen navegando en su cielo y en su nube, siento que no estoy tan sola en mi universo de sueños.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirella ese mundo es muy necesario y más cuando la realidad de la tierra deja mucho que desear, espero encontrarte por esos cielos algún día.

      Abrazos,

      Eliminar
  25. Bonito relato o cuento. Las nubes como refugio de los soñadores, creo que cada cuál tenemos la nuestra y , a veces, es muy duro bajarse de ella y sentir la realidad, la cruda realidad cuando se tienen los pies en la tierra.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que nunca nos falten los sueños como válvula de escape de nuestra vida con los pies en el suelo, que no nos falte nuestra nube para volar por los mundos de los sentimientos.

      Un abrazo,

      Eliminar
  26. La sorpresa, viviendo en una nube, es difícil. Pero encontrar una imaginación como la tuya, también. Por tanto, un tren que viaja por las nubes y un hijo no conocido que llega a visitarte...una menudencia!!
    Realmente se puede ser feliz soñando. simplemente espero que el despertar no sea doloroso.
    Un relato precioso, felicidades. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es feliz el despertar a la realidad pero tenemos que aprender a vivir de vez en cuando en ese otro mundo plagado de sueños que parecen palpables realidades.

      Besos,

      Eliminar