lunes, 23 de septiembre de 2013

"LA CASA DE LAS FLORES"





Del libro "Confieso que he vivido", memorias de Pablo Neruda:

Con Federico y Alberti, que vivía cerda de mi casa en un ático sobre una arboleda, la arboleda perdida, con el escultor Alberto, panadero de Toledo que por entonces ya era maestro de la escultura abstracta, con Altolaguirre y Bergamín; con el gran poeta Luis Cernuda, con Vicente Aleixandre, poeta de dimensión ilimitada, con el arquitecto Luis Lacasa, con todos ellos en un sólo grupo, o en varios, nos veíamos diariamente en casas y cafés.

De la Castellana o de la cervecería de Correos viajábamos hasta mi casa, la casa de las flores, en el barrio de Argüelles. Desde el segundo piso de uno de los grandes autobuses que mi compatriota, el gran Cotapos, llamaba "bombardones", descendíamos en grupos bulliciosos a comer, beber y cantar. Recuerdo entre los jóvenes compañeros de poesía y alegría a Arturo Serrano Plaja, poeta; a José Caballero, pintor de deslumbrante talento y gracia; a Antonio Aparicio, que llegó de Andalucía directamente a mi casa; y a tantos otros que ya no están o que ya no son, pero cuya fraternidad me falta vivamente como parte de mi cuerpo o sustancia de mi alma.

!Aquél Madrid! Nos íbamos con Maruja Mallo, la pintora gallega, por los barrios bajos buscando las casas donde venden esparto y esteras, buscando las calles de los toneleros, de los cordeleros, de todas las materias secas de España, materias que trenzan y agarrotan su corazón. España es seca y pedregosa, y le pega el sol vertical sacando chispas de la llanura, construyendo castillos de luz con la polvareda. Los únicos verdaderos ríos de España son sus poetas; Quevedo, con sus aguas verdes y profundas, de espuma negra; Calderón, con sus sílabas que cantan; los cristalinos Argensolas; Góngora, río de rubíes.

Vi a Valle Inclán una sola vez. Muy delgado, con su interminable barba blanca, me pareció que salía de entre las hojas de sus propios libros, apresado por ellas, con un color de página amarilla.

A Ramón Gómez de la Serna le conocí en su cripta de Pombo, y luego lo vi en su casa. Nunca puedo olvidar la voz estentórea de Ramón, dirigiendo, desde su sitio en el café, la conversación y la risa, los pensamientos y el humo. Ramón es para mí uno de los más grandes escritores de nuestra lengua, y su genio tiene de la abigarrada grandeza de Quevedo y Picasso. Cualquier página de Ramón Gómez de la Serna escudriña como un hurón en lo físico y en lo metafísico, en la verdad y en el espectro, y lo que sabe y ha escrito sobre España no lo ha dicho nadie sino él. Ha sido el acumulador de un universo secreto. Ha cambiado la sintaxis del idioma con sus propias manos, dejándolo impregnado con sus huellas digitales que nadie puede borrar.

A don Antonio Machado lo vi varias veces sentado en su café con su traje negro de notario, muy callado y discreto, dulce y severo como árbol viejo de España. Por cierto que el maldiciente Juan Ramón Jiménez, viejo niño diabólico de la poesía, decía de él, de don Antonio, que éste iba siempre lleno de cenizas y que en los bolsillos sólo guardaba colillas.

Juan Ramón Jiménez, poeta de gran esplendor, fue el encargado de hacerme conocer la legendaria envidia española. Este poeta que no necesitaba envidiar a nadie puesto que su obra es un gran resplandor que comienza con la oscuridad del siglo, vivía como un falso ermitaño, zahiriendo desde su escondite a cuanto creía que le daba sombra.

Los jóvenes -García Lorca, Alberti, así como Jorge Guillén y Pedro Salinas- eran perseguidos tenazmente por Juan Ramón, un demonio barbudo que cada día lanzaba su saeta contra éste o aquél [....]

Neruda y otros genios como él.

 

26 comentarios:

  1. Ríos sí, pero de sangre y pasión han sido y son nuestros poetas, cuanta falta nos hacen...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema Narci es que para las nuevas generaciones son prácticamente unos desconocidos cuando fueron grandes genios de la palabra escrita.

      Besos,

      Eliminar
  2. Ay Neruda...mi Neruda desde niña,ese poeta que me abrió los ojos a la poesía con Crepusculario e hizo que quedase mi mirada muda adherida a sus versitos jóvenes,aún púberes y por tanto,mágicos.

    Magia que ya llevaba dentro y fue expandiéndose con él y su mundo.

    En fin...
    También en mi se expandió, pasé de riachuelo a río, fui al mar y hasta a océano llegué desde sus manos de poeta.

    Éste es uno de mis libro favoritos, aunque los tengo todos-creo- y es cierto que todas sus vivencias llegan, todo su intenso vivir y su recorrer mundo y gentes,pero claro, a los de España, nos llega más esa España en el corazón que como nadie supo sentir y hacernos llegar.

    Es verdad, por lo que se cuenta, que el gran Juan Ramón era ejemplo vivo del eterno defecto español,que es la envidia, siendo, como era su caso, innecesaria.

    Ufff, que me enrollo, ya ves!

    Es igual, perdóname, te pido de antemano, pero tengo que dejar este trocito al hilo de tu entrada:



    ...Pero la poesía no ha muerto, tiene las siete vidas del gato. La molestan, la arrastran por la calle, la escupen y la vejan, la limitan para ahogarla, la destierran, la encarcelan, le dan cuatro tiros y sale de todos estos episodios con la cara lavada y una sonrisa de arroz.
    Yo conocí a Rafael Alberti en las calles de Madrid con camisa azul y corbata colorada. Lo conocí militante del pueblo cuando no había muchos poetas que ejercieran ese difícil destino. Aún no habían sonado las campanas para España, pero ya él sabía lo que podía venir. El es un hombre del sur, nació junto al mar sonoro y a las bodegas de vino amarillo como topacio. Así se hizo su corazón con el fuego de las uvas y el rumor de la ola. Fue siempre un poeta aunque en sus primeros años no lo supo. Después lo supieron todos los españoles, más tarde todo el mundo.
    Para los que tenemos la dicha de hablar y conocer la lengua de Castilla, Rafael Alberti significa el esplendor de la poesía en la lengua española. No sólo es un poeta innato, sino un sabio de la forma. Su poesía tiene, como una rosa roja milagrosamente florecida en invierno, un copo de la nieve de Góngora,una raíz de Jorge Manrique, un pétalo de Garcilaso, un aroma enlutado de Gustavo Adolfo Bécquer. Es decir, que en su copa cristalina se confunden los cantos esenciales de España...

    Qué más decir?
    Besos y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marinel que más se puede decir de lo que has dicho, hace tiempo escribí sobre Alberti y además dentro de la pintura me apasiona el retrato, tengo uno de él, con su pelo blanco y suelto al viento.

      Sobre Neruda también he leído toda su poesía y "Confieso que he vivido" fue un libro que me impactó en mi juventud y lo sigo conservando con cariño. Hace tiempo tuve una novia, a la que quise mucho, que era una enamorada de Neruda, le regalé toda la obra del mismo que encontré en librerías, fue algo que compartimos los dos, su poesía.

      Este pasaje del libro en la que cuenta sus vivencias en el Madrid crisol y ventana de tanto arte como se respiraba en aquellos tiempos, él que ´vivía en la casa de las flores que aún existe y se recorría con sus amigos todo el Madrid bohemio lleno de luz y de genios.

      Besos,

      Eliminar
  3. Hola Sau

    Un texto muy propicio para esta época en la que entramos a pies puntilla, se acerca el tiempo de nostalgias, de tertúlias arropados al calor de un buen café (Lástima que no queden cafés como los de antes.. tenñian un encanto especial, invitaban a pensar, a sentir, a escribir)

    De todos estos grandes maestros que nombras no tengo uno preferido, me gustan todos, los disfruto dependiendo de mi estado de animo, Tal vez hoy como ayer me decanto por Valle Inclán

    Un besito enorme y feliz comienzo de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coté por desgracia las tertulias al calor de un café son más escasas, a mi también me gusta Valle Inclán, como Emilia, como Torrente o como Cela pero cada uno de los que nombra Neruda tienen s momento y lo he leído con gusto.

      Muchos besos,

      Eliminar
  4. Hola querido Saudades, buenas tardes. Hoy tu entrada es de Lujo. Yo soy amante de la poesía y no tengo preferidos,, pero Pablo Neruda, Federico García Lorca, Juan Ramón Giménez, Antonio Machado, Bécquer, son los que pierdo entre sus poemas. gracias amigo por regalarnos tan bonito y poético texto. Un fuerte abrazo para ti. Te deseo feliz semana.
    Lola Barea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola en unas pocas letras han quedado encuadrados grandes genios de una gran generación, la pena es que para las nuevas generaciones algunos son desconocidos.

      Un cariñoso abrazo,

      Eliminar
  5. Cuando lees no puedes dejar de pensar en determinadas poesías que se nos han pegado al alma por algo; unos grandes! Igual, yo me quedo con La Mariposa de Lorca, siempre me roba una sonrisa el final, creo que aún tengo una niña adentro jiji.
    Un beso Saudades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena elección VivianS y es que Lorca son palabras mayores como algunos otros retratados por ese genio de Neruda.

      Besos,

      Eliminar
  6. Si yo hiciera leer tu texto a los jóvenes de hoy, no sabrían de quienes hablas. Me siento afortunada de haberme nutridos de algunos de ellos, otros los descubrí en mi secundaria..
    Gracias por recordarlos!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mabel es una pena pero así es, muchos de esos genios son desconocidos para las nuevas generaciones.

      Besos,

      Eliminar
  7. Iba leyendo y sin darme cuenta me encorte en ese Madrid de ayer, en uno de esos cafés de tertulias… me sentiría a gusto entre ellos, sin tener que decidirme por ninguno en especial porque todos son grandes e inolvidables.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Campoazul yo he sido asiduo de alguno de esos cafés, aunque eran otros tiempos cuando ellos ya no estaban pero aún queda el sabor y el saber que ellos dejaron.

      Besos,

      Eliminar
  8. Confieso que no he leído mucha poesía... es una de las cosas que me debo, y poca poesía española, salvo Lorca y Machado, que me entró a través de las canciones de Serrat y que después lo busqué en librerías.
    Me gustó mucho este post, Sau, porque con las vivencias de Neruda (del que leí bastantes poemas) y el entusiasmo que se desprende del comentario de Marinel, me dieron ganas de conocer a otros escritores, de la talla de Alberti.
    Te estoy muy agradecida y te lo demuestro con un gran beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mirella la verdad es que en el relato de Neruda se encuentra un ramillete extraordinario de autores, cada uno en su estilo pero muchos de ellos grandes, muy grandes.

      Besos,

      Eliminar
  9. ¡ Ay Neruda ! ¡ " Mi Neruda! digo "mi" porque siempre me sentí muy cercana a él desde que comencé a leer Poesía con 10 años , empecé a leer y a escribir a esa corta edad y mi Poeta más adorado siempre ha sido Neruda , hasta le dediqué un Poema cuando la Real Academia aceptó la palabra "Saudade" ... aquél hecho me emocionó bastante . Me hubiese encantado conocerle en persona ya que lo admiro profundamente .
    También he leído mucho de Alberti , a Machado y a Lorca al que también adoro . Necesitamos Poetas , en estos tiempos , más , Poetas nuevos que pongan calor en nuestra alma y nuestro corazón , estamos hartos de tanto materialismo y de tantas mentiras . quiero volver a sentir esa emoción como cuando leo a uno de nuestros grandes y admirados Poetas que consiguen ponerme la piel de gallina .
    Un abrazo cálido , Ricardo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Charo la próxima poesía que escriba, y he dejado 40 en el blog, te la dedico a ti, yo también admiro mucho a esos genios que has dicho y el libro "Confieso que he vivido" de Neruda fue mi libro preferido durante mis primeros años de juventud, aún hoy lo guardo con cariño.

      Un cariñoso abrazo,

      Eliminar
  10. Grandes todos ellos, tan grandes como su poesía.
    Nada que ver con la de ahora, al menos para mi. La poesía alcanzó su máxima expresión en sus dedos... ya no se hace así, ni mucho menos.
    Hicieron de sus espacios lugares mágicos, y tú nos lo has recordado muy bien.
    Siento llegar tarde, ando algo desequilibrada, ya sabes, nombramientos y demás enseres...
    Pero yastoy! solo una cosilla más... la letra Sau, un pelín más grande puede ser? ya estoy bastante cegata con las gafitas y todo...

    Un besazo... o tres.

    ResponderEliminar
  11. Gala tus deseos son órdenes para mi, !noshajodíoseptiembre!!! la próxima ande o no ande letra grande, la verdad es que si es pequeña pero como soy muy bruto y me dijeron lo del frasco pequeño pues ya ves.

    Ainsssssssss esos grandes genios que se nos fueron, ahora quedamos pelenguendangas, felpudos, trepas, calientabutacas y alguno que va por libre pero aquella generación es irrepetible.

    Cuatro besos y 1/4 y mitad (chúpate esa, más que tú)

    ResponderEliminar
  12. Hola Ricardo, te imaginas una tertulia con todos ellos?, menuda gozada tenia que ser, disfrutar del talento de cada uno y estar mas o menos todos juntos, que bonito lo que nos cuenta en sus memorias este gran poeta que es Neruda, hace poco me regalaron un libro de poemas de el y a ratitos me lo voy leyendo y es una gozada, pero este libro que mencionas lo tengo que buscar y hacerme con el, ya que la muestra que nos dejas dan muchas ganas de seguir leyéndolo:), menuda generación la suya, allí arriba deben estar gozandolos a base de bien:)

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  13. Piruja menuda baraja de genios algo que no se puede repetir, ahora el mundo de la cultura se arrastra mientras la mediocridad y el sensacionalismo triunfa, ahora dominan los insultos a la inteligencia, los indigentes intelectuales mientras que los que quieren expandir la cultura se mueven en círculos cada vez mas pequeños.

    Besos,

    ResponderEliminar
  14. Tuviste suerte al poder compartir la poesía de Neruda, y más sí lo hiciste con amor.
    Besos L/H

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, las compartí con amor e ilusión.

      Besos R/H

      Eliminar
  15. hoy viaje contigo a esa Madrid de antes, los vi a todos, todos grandes
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lapislázuli aún quedan rincones que los recuerdan, a esa gran colección de genios.

      Besos,

      Eliminar